Lesión ligamento cruzado posterior  

Este tipo de lesión es un esguince o desgarro del ligamento cruzado posterior (LCP). El LCP es una banda de tejido que cruza la parte central interna de la articulación de la rodilla. Conecta el hueso del muslo (fémur) con el hueso de la parte inferior de la pierna. El LCP mantiene la rodilla estable cuando se mueve hacia delante o hacia atrás, es el principal estabilizador de la rodilla evitando el desplazamiento posterior de la tibia.

 

Síntomas

Una lesión del LCP puede causar:

  • Hinchazón, dolor y rigidez. Varias horas después de la lesión, el dolor puede empeorar. Y puede tener más dificultad para mover la rodilla.
  • Efusión.
  • Inestabilidad

Causas

Un golpe directo en la rodilla puede lesionar el LCP. Por ejemplo, el LCP puede lesionarse en un accidente de automóvil cuando la rodilla flexionada golpea el tablero. También puede lesionarse el LCP durante un deporte, como el fútbol americano, el fútbol (balompié) o el esquí. O puede lesionarlo al hacer otras actividades si se cae sobre la rodilla flexionada con el pie o los dedos del pie doblados hacia abajo o si se golpea la parte delantera de la rodilla.

Una lesión del LCP también puede ocurrir si estira o endereza la rodilla más allá de sus límites normales (hiperextensión de la rodilla).