Estimulación médula ósea

Las microfracturas y nanofracturas en el cartílago son lesiones que ocurren a nivel microscópico en el tejido del cartílago articular. El cartílago es un tejido conectivo que cubre las superficies articulares de los huesos y proporciona una amortiguación y lubricación adecuadas para el movimiento de las articulaciones.

Las microfracturas y nanofracturas en el cartílago suelen ser el resultado de un estrés repetitivo o traumatismos en la articulación. Estas lesiones pueden ocurrir en deportistas, especialmente en aquellos que participan en deportes de alto impacto o actividades que ejercen una carga significativa sobre las articulaciones.

Las microfracturas son pequeñas fisuras en el cartílago, generalmente visibles solo bajo un microscopio. Las nanofracturas son aún más pequeñas y pueden ser difíciles de detectar incluso con técnicas de imagen avanzadas.

 

Estas lesiones pueden llevar a la degeneración progresiva del cartílago y contribuir al desarrollo de condiciones como la osteoartritis. A medida que las microfracturas y nanofracturas se acumulan, el cartílago puede volverse más débil, perder su capacidad de absorber impactos y suavizar los movimientos articulares. Esto puede provocar dolor, inflamación y limitación de la función articular.

 

El tratamiento de las microfracturas y nanofracturas en el cartílago puede variar dependiendo de la gravedad de la lesión y la ubicación en la articulación. En algunos casos, se pueden utilizar técnicas de reparación quirúrgica, como la microfractura artroscópica, para estimular el crecimiento de nuevo tejido cartilaginoso en el área lesionada. Otras opciones de tratamiento pueden incluir terapia física, medicamentos para el dolor y la inflamación, así como cambios en la actividad o en el estilo de vida para reducir la carga sobre la articulación afectada.