Servicios Médicos

Infiltraciones

En traumatología, las infiltraciones articulares consisten en introducir un medicamento con una jeringuilla en una zona del cuerpo. Realizar una infiltración resulta más eficaz que tomar el medicamento vía oral ya que localizamos su aplicación inyectándose en la zona exacta que lo requiere.

Su objetivo más frecuente es tratar un proceso inflamatorio, generalmente con un anestésico mezclado con un esteroide, para disminuir el dolor y acelerar la curación.

 

Las infiltraciones suelen ser comunes en procesos inflamatorios como la artrosis, artritis o bursitis, siendo las zonas más habituales de tratamiento las rodillas, los hombros y los codos. Deben ser llevadas a cabo con un protocolo estéril, para disminuir el riesgo de que algún organismo infeccioso pueda penetrar la piel junto con la aguja y causar una infección.