Acido hialurónico

Las infiltraciones con ácido hialurónico son unas inyecciones que se administran en el interior de las articulaciones que sufren una lesión en el cartílago o que padecen una artrosis.

 

Cuando se produce una lesión de este tipo, se reduce la cantidad y la calidad de esta sustancia, de manera que las infiltraciones con ácido hialurónico se usan para compensar las pérdidas que se producen.

 

En este sentido, las infiltraciones permiten restablecer las propiedades de la zona afectada, permitiendo el alivio del dolor y la mejoría de la movilidad articular.

 

¿Por qué se realiza?

Las infiltraciones con ácido hialurónico permiten mejorar las propiedades del cartílago, pero además previenen el deterioro del cartílago.

 

En la artrosis y en la condromalacia, o daño del cartílago, la cantidad de ácido hialurónico es más bien reducida, de manera que en estos casos son más frecuentes las infiltraciones con ácido hialurónico. Las lesiones más frecuentes en las que se emplean estas infiltraciones son:

 

  • Artrosis moderada de rodilla
  • Artrosis moderada de cadera
  • Secuela de roturas de menisco
  • Condromalacia rotuliana
  • Lesiones del cartílago de rodilla
  • Lesiones del cartílago de tobillo
  • Dolores de rodilla por sobreuso
  • Dolores de tobillo por sobreuso