Lesión ligamento cruzado anterior

Una lesión del ligamento cruzado anterior (LCA) es un desgarro en uno de los ligamentos de la rodilla que une el fémur con la tibia. El LCA mantiene estable la rodilla.

Las lesiones pueden ser de leves, como un desgarro pequeño, a graves, por ejemplo, cuando el ligamento se desgarra por completo o cuando el ligamento y parte del hueso se separan del resto del hueso.

Sin tratamiento, el LCA lesionado tiene menos capacidad de controlar el movimiento de la rodilla, y es más probable que los huesos se friccionen entre sí. Esto se llama deficiencia crónica del LCA. El movimiento anormal del hueso también puede causar un daño en el tejido (cartílago) que cubre los extremos de los huesos y puede atrapar y desgarrar las almohadillas (meniscos) que amortiguan las articulaciones de la rodilla. Este daño puede ocasionar osteoartritis (artrosis).

Síntomas

Los síntomas de una lesión aguda del LCA incluyen:

  • Sentir u oír un chasquido en la rodilla en el momento de la lesión.
    Dolor en la parte exterior y posterior de la rodilla.
  • Hinchazón de la rodilla en las primeras horas después de la lesión. Esto podría ser una señal de sangrado interno de la articulación de la rodilla.
  • Si la hinchazón ocurre de repente, suele ser una señal de una lesión grave de rodilla.
  • Movimiento limitado de la rodilla debido al dolor, a la hinchazón o a ambos.
  • Sentir que la rodilla está inestable o que cede o falla.
  • Después de una lesión aguda, es probable que deba dejar de hacer lo que fuese que estaba haciendo debido al dolor, pero es posible que pueda caminar.
  • El principal síntoma de una deficiencia crónica del LCA es que la rodilla cede, a veces con dolor e hinchazón. Esto puede suceder cuando no se trata una lesión del LCA.

¿Cuál es la causa de una lesión del LCA?

El LCA puede lesionarse si la articulación de la rodilla sufre un esguince o torcedura. La probabilidad de lesionarse es mayor si ocurren más de uno de estos movimientos a la vez. El contacto (ser golpeado por otra persona o por otro objeto) también puede causar una lesión del LCA.

Una lesión del LCA suele ocurrir mientras se hace deporte. La lesión puede suceder cuando el pie está firmemente apoyado sobre el suelo y una fuerza brusca golpea la rodilla cuando la pierna está derecha o ligeramente doblada. Esto puede suceder cuando usted cambia de dirección rápidamente, reduce la velocidad al correr o cuando cae de un salto. Este tipo de lesión es común en el fútbol, en el esquí, en el fútbol americano y en otros deportes con muchos movimientos que implican frenar y seguir, saltos o serpenteos. Caerse de una escalera o no ver un escalón en una escalera son otras posibles causas. Al igual que cualquier otra parte del cuerpo, el LCA se debilita con la edad. Por este motivo, los desgarros ocurren con mayor facilidad en las personas que realicen actividades deportivas.