Pinzamiento femoroacetabular

El pinzamiento de cadera es una condición en la cual el hueso del reborde de la pelvis (acetábulo) entra en contacto con la cabeza o cuello del fémur. Esto se produce por una combinación de crecimiento de hueso más allá de lo normal y el rango de movimiento que la persona le exige a su cadera. En otras palabras, una persona puede tener una pequeña alteración de la forma de la cadera, pero llevarla a rangos muy extremos (por ejemplo, alguien que practica danza o artes marciales) y presentar molestias. Por el contrario, una persona sedentaria puede mantenerse asintomática a pesar de tener una alteración más marcada de la anatomía de su cadera.

 

El choque repetido de estas dos estructuras causa dolor y puede causar la rotura del labrum y el deterioro acelerado de la cadera. Actualmente, algunos tipos de pinzamiento de cadera son reconocidos como causantes o aceleradores del daño del cartílago y posterior desarrollo de artrosis de cadera.

 

El rugby, el fútbol, el tenis, el hockey, pilates o yoga, entre otros deportes, acentúan los síntomas.

 

Síntomas

Los síntomas más comunes incluyen:

  • Dolor
  • Rigidez
  • Cojeando

El dolor a menudo ocurre en el área de la ingle, aunque puede ocurrir hacia el exterior de la cadera. Girar, girar y ponerse en cuclillas puede causar un dolor agudo. A veces, el dolor es solo un dolor sordo.

 

Causas

El Pinzamiento femoroacetabular ocurre porque los huesos de la cadera no se forman normalmente durante los años de crecimiento de la niñez. Es la deformidad de un espolón óseo en forma de leva, un espolón óseo en pinza, o ambos, lo que provoca daño y dolor en las articulaciones. Cuando los huesos de la cadera tienen una forma anormal, es poco lo que se puede hacer para prevenir el pinzamiento femoroacetabular. Algunas personas pueden vivir vidas largas y activas con pinzamiento femoroacetabular y nunca tener problemas. Sin embargo, cuando se desarrollan síntomas, generalmente indica que hay daño en el cartílago o labrum y es probable que la enfermedad progrese.

 

Debido a que las personas atléticas pueden trabajar la articulación de la cadera con más vigor, pueden comenzar a sentir dolor antes que aquellas que son menos activas. Sin embargo, el ejercicio no causa pinzamiento femoroacetabular.