Artrosis de cadera

La articulación de la cadera está formada por la unión entre los huesos de la pelvis y el fémur. En la porción del fémur que se junta con la pelvis, el fémur tiene la forma de una esfera que se denomina cabeza del fémur. Esta esfera del fémur encaja dentro de un hueco que existe en la pelvis, de tal forma que se forma un engranaje perfecto que permite el movimiento del fémur en muchas direcciones.

Tanto la cabeza del fémur, como el hueco de la pelvis en el que se articula, están recubiertos de cartílago, que es el tejido que facilita los movimientos entre los huesos y evita que rocen directamente hueso con hueso. Con el paso de los años y, como consecuencia del desgaste progresivo de estos cartílagos, se pierde su grosor y textura y llegan, incluso, a desaparecer.

Esto da origen a que se pierda el correcto engranaje entre el fémur y la pelvis, que es precisamente lo que produce los síntomas de la artrosis de cadera.

Síntomas

Al igual que la artrosis de otras localizaciones, el síntoma fundamental que produce la artrosis de cadera es el dolor. El dolor en la artrosis de cadera se localiza fundamentalmente en la región de la ingle.

A veces, la localización de este dolor se puede extender y el paciente también nota molestias por la cara anterior del muslo, que incluso llegan hasta la rodilla, y también puede notarse dolor en la nalga.

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor en la ingle o irradiado hacia la pierna.
  • Rigidez matutina.
  • Problemas al caminar.

La artrosis de cadera es una enfermedad crónica, es decir, que dura toda la vida. Por lo general, suele evolucionar muy lentamente, en el transcurso de años.

Causas

Las causas de la artrosis coxofemoral o artrosis de cadera se pueden englobar en cuatro categorías:

  • Factores traumáticos: Por lesiones o enfermedades mal curadas, por ejemplo una luxación.
  • Factores vasculares: Estas causas dan lugar a las alteración en la irrigación de fémur proximal y otros daños de tipo vascular que pueden desencadenar una artrosis de cadera. Ejemplo de ello es la enfermedad de Perthes, que es la deformidad de la cabeza femoral y la artrosis por insuficiencia vascular.
  • Factores congénitos: Por el trastorno del desarrollo del feto, por ejemplo en una displasia de cadera o por un trastorno en el crecimiento (enfermedad de Perthes en niños).
  • Desequilibrio: Por ejemplo ocasionado por una dismetría o desigualdad de longitud de los miembros inferiores.